21 de diciembre de 2009

Quiero...




Quiero conocerte en el silencio de mis noches otoñales,
amarte como aman las hojas mientras se deslizan,
acariciando por última vez el viejo árbol, que no puede
ocultar su tristeza al quedarse solo.

Quiero descubrirte en cada gota de rocío, en los pétalos desgajados
de las rosas de la casa de mi madre.

Quiero sentirte en la oración de mil palomas.

Quiero en modos tiernos sentir tu piel, bebiendo a sorbos tu misterio y sola
descubrir el porqué de tu sacrificio.

Hacerme a tu imagen quiero, sentir las alegrías, desbordando en torrentes.

Quiero, a la tarde, en la tranquila playa escuchar tu voz, promesa de eternidad.

(Anónimo)

0 comentarios:

Si lo deseas, deja tu comentario

 
Subir Bajar