17 de febrero de 2010

Amor...


He besado tu boca,
has jugado con mi lengua,
y las manos se han apretado
mientras eso sucedía.

He desnudado tu cuerpo
y lamido de tus senos
cómo un bebé goloso,
cómo un sediento náufrago.

Te he sentado sobre mí
y se han unido nuestros cuerpos,
mientras tu cara reflejaba
un deseo intenso.

Te movías, me movía
en un baile ancestral,
que en todo el mundo bailan,
sin importar nada más.

Has temblado y has gemido
y para mí te has vertido,
cómo una fuente sin cesar,
dándome lo que es sólo tuyo.

Lo que estás ansiosa por dar
y dentro tuyo he palpitado,
gozoso y desesperado
sin poderme parar.

Hasta que tu cuerpo he regado
con todo lo que te puedo dar,
exhaustos y abrazados
queríamos aún más.
autor desconocido

0 comentarios:

Si lo deseas, deja tu comentario

 
Subir Bajar