3 de agosto de 2011

Reflexiones...


H
oy he querido traer a este pequeño espacio un escrito, que me ha hecho llegar una excelente amiga, @malinamaniac, que a su vez lo ha recibido de su autora, Luz Cristina, reflexiones profundas que invitan a la introspección, en mi caso personal sintiéndome más que identificada en muchas de sus palabras, en definitiva un escrito que me ha encantado, que no me ha dejado indiferente y en el que la sabiduría interior de su autora penetra por cada uno de los poros de la piel.

"Dicen que las personas empiezan a reflexionar cuando ya se es viejo...cuando la vida te ha enseñado las lecciones correspondientes y las puedes platicar como experiencias para otros...aunque también se dice que nadie experimenta en cabeza ajena...que cada quien tenemos que vivir lo correspondiente, para así aprender en sí mismos lo que venimos a aprender...

Creo que la reflexión no tiene edad...yo desde muy pequeña, será cosa de mis 6 años, me escondía bajo una enorme enredadera, que había en casa de mi abuela, le brotaban largas ramas, que formaban una especie de cueva...me metía debajo de ella, sentada, acariciando sus hojas y su flores...meditaba o reflexionaba de la vida en si, lo que vivía, lo que sufría y no entendía...ahí tenía grandes pláticas con Dios...lo cuestionaba siempre del porqué...por qué yo?...para qué?...para qué tenía que vivir lo que estaba viviendo en esa etapa de mi vida?...me sentía abandonada, sola...no entendida...claro que por el entorno...

Lloraba, sufría el no ser entendida o comprendida con la parte de mi esencia...me preguntaba para qué había venido a esta vida si nadie me comprendía...era muy analítica y profunda a pesar de mi corta edad...ahí permanecía por horas, cobijada por la naturaleza, pensando y haciendo castillos en el aire, tratando de componer mi mundo que desde entonces ya no me gustaba y no aceptaba...

Me rebelaba a lo que me estaba tocando vivir y aunque fuera en mi mente trataba de resolver los problemas que ya se me presentaban...buscaba soluciones y lo único que se me ocurría era huir...escapar...hacia dónde?...no lo sabía...pero todo me indicaba que esa era la solución...escapar para dejar de sentir...escapé muchas veces, pero muchas...pero de nuevo me encontraban y volvía de nuevo a lo mismo...
Y el círculo vicioso se repetía, volvía a planear y de nuevo huía...escapaba por unos días en los cuales respiraba la paz y eso me retroalimentaba para poder seguir...

Siempre tuve ese patrón de conducta, el evadirme por días, por el tiempo que fuese necesario para poder sobrevivir lo que había escogido vivir...en ese entonces yo no sabía que así lo permití yo ante una jerarquía Divina...yo me sentía una víctima de un destino fatal y cruel...pero...ahora que ya lo sé, que sé perfectamente que todo ésto fue para estar en una consciencia como la que tengo hoy...agradezco a mi Creador, por todo eso que he vivido...porque eso me ha acercado más a Él...

He entendido que esos dolores fueron para que yo viese la vida como la veo hoy...un mundo maravilloso y perfecto al lado de mi Dios...
continúa

10/07/2011
autora: Luz Cristina
"La Tolerancia...es la Madre de la Paz"

0 comentarios:

Si lo deseas, deja tu comentario

 
Subir Bajar