5 de abril de 2012

Navegar en tu piel.


¿Duermes?
Porque en mi dormir te despierto y en la imaginación mi respiración se desliza suavemente, por la pendiente de tu cuello, en la búsqueda incipiente de apaciguar mi deseo.

¿Sueñas?
Porque yo te sueño y en tu cuerpo me pierdo, navegando por el turbulento oleaje que dibuja tu piel, al despojarte con mi boca de todo aquello que recubre tu cálida desnudez.

¿Despiertas?
Y mi mirar detiene el parpadeo de tus ojos que congelan el tiempo, para no despertar de este sueño y poder amar a la vez, recorriendo cada palmo de tu hechizo mientras tus manos descubren a la mujer.

En la ceguera de este mar se pierden las caricias mientras se funde la piel, rumores de un fuego que deja huellas en el agua, de olores a sal, canela y miel. Anoche, una vez más, te soñé.

Fuente | empezar de cero

0 comentarios:

Si lo deseas, deja tu comentario

 
Subir Bajar