9 de abril de 2013

Incertidumbre


Por qué el mundo se trastabilla y se denigra, 
por qué la mente se rebaja y envilece, 
y el valor del alma nada vale 
y sólo el oro mercantil deslumbra? 

Es el siglo de las ventas de conciencias, 
es la hora fatal de la impudicia, 
pues al lado del engaño y la falsía 
descienden almas, hundiéndose los sueños. 

Es tan triste mirar y ver sólo la entrega, 
ni un gesto rebelde, con la altivez marchita, 
cuántas almas descienden y no vuelven 
y el espíritu se muere por la inercia,

es, era cruel, las almas se empobrecen, 
aunque sones de victoria yo ya escucho 
y no pierdo la fe en el alma humana, 
peldaño firme de luz y esencia viva. 
Natalio Hocsman 06.06.1947

0 comentarios:

Si lo deseas, deja tu comentario

 
Subir Bajar